Hoy describo un crucero por el Pacífico. Nuestro crucero describía un recorrido a lo largo de la costa de este inmenso océano.

Crucero por el Pacífico

El itinerario mezcla exotismo con ese toque cosmopolita americano del que podemos disfrutar (no siempre) aqui. Recorriendo el soleado sur de California, Seattle, – un poco de noroeste del Pacífico, un poco de soleado sur de California – era una mezcla divertida y exótica, y nuestro crucero de ocho noches incluidas llamadas en lugares como Seattle (nuestro puerto de embarque), Victoria (Columbia Británica), el sur La isla Catalina y finalmente México.

Además pudimos visitar lugares pintorescos como la isla de Vancouver y Astoria de Oregon. También visitamos, a pesar de que no estaba en nuestra ruta, San Francisco. En el que vimos el amanecer y solo por eso ya lo incluyo en mi lista de ciudades favoritas. Porque el skyline de San Francisco esta infravalorado.

Seattle

La ciudad es un punto de partida fantástico para cualquier crucero. Desde el muelle 66 a la fabulosa Nordstrom, es una ciudad que vale la pena conocer. A pesar de las temperaturas.

Victoria

Victoria, es un puerto regular de escala en los viajes de Vancouver y Seattle. Su clima templado (moderado para ser Canadá) es la capital de la jubilación de la nación. Guarda todavía muchas costumbres británicas que pudimos conocer de primera mano. Hay muchas teterías en las que tomar un servicio refinado de té. Con sus pastas, emparedados. Todo cuidado al máximo detalle. Además aquí probamos el famoso chocolate Rogers, te aseguro que nos has probado nada igual.

En el barco

A pesar de que visitar ciudades es lo mejor de los cruceros, la parte de relajarse abordo en este viaje fue de lo más interesante. De día podíamos ver Vimos ballenas grises, comenzando su migración para dar a luz a sus crías en las cálidas aguas a lo largo de la Riviera Mexicana. De noche podíamos ver las luces de los pueblos costeros. Todo era maravilloso.

Astoria

Esta pequeña ciudad me encanta. Tiene de fondo uno árboles altísimoss combinado con la arquitectura victoriana. Naturaleza y ciudad en en el mismo lugar.

Su zona comercial está repleta de pequeñas boutiques y tiendas de antigüedades. Es un incentivo al consumismo que no podrás evitar. Ten cuidado. Pudimos visitar Flavel House, una mansión de madera del siglo XIX.

En este crucero visitamos lugares pintorescos que te recomiendo que veas. En crucero o no, pero merecen la pena ser visitados.