Yangtzeriver Cruise

Todo sobre viajes en crucero

Página 2 de 2

medusas

La estrecha relación entre las medusas y la contaminación

Todos somos conscientes del incremento de medusas en los mares. Estos “simpáticos” seres han invadido nuestra vida pacífica en las playas. La realidad es que las medusas se sienten atraidas por las aguas cálidas. Por lo que su aumento de población probablemente esté relacionado con el cambio climático. Además de otros factores como son la contaminación y la sobre pesca.

Las medusas son las criaturas más antiguas de la tierra, su capacidad de adaptación es sorprendente. Y el hecho de que los mares estén más calientes no hace más que facilitarle su expansión.

El Dr. Peter Richardson, director del programa de biodiversidad de la Sociedad de Conservación Marina (MCS), dijo: “La escasez de informes de medusas antes de junio era inusual y podría estar vinculada a la primavera excepcionalmente fría.
Sin embargo, a medida que nuestras aguas se calentaban, aumentaban los avistamientos (…) en gran número en todo el Reino Unido, informes de brújula y medusas azules en el suroeste y floraciones de jaleas de melena de león alrededor de Gales del Norte y noroeste de Inglaterra. ”

“Hay algunas pruebas de que el número de estas criaturas está aumentando en lugares alrededor del mundo, incluyendo los mares del Reino Unido, aunque algunos científicos afirman que el número de medusas aumenta y luego disminuye normalmente cada 20 años más o menos.

“Sin embargo, otros creen que estos aumentos están vinculados a factores como la contaminación, la sobrepesca y el posible cambio climático.

“Creo que deberíamos considerar las poblaciones de medusas como indicadores importantes del estado de nuestros mares, y la encuesta sobre medusas de MCS ayuda a proporcionar parte de la información que necesitamos para comprender más sobre ellas”.

Las medusas y el cambio climático

Las palabras del Dr. Richardson son una de las miles de voces de alarma que se están dando en todo el mundo. Nuestros mares están en peligro. Es una verdad universal.

Desaparecen unas especies y aumenta peligrosamente la población de otras.

 

Bermudas. El crucero del misterio

El triángulo de las Bermudas es una extraña área triangular en el océano Atlántico. En ella han desaparecido muchos barcos que han ido navegando a través de él o los aviones que lo sobrevuelan. Aparentemente sin dejar rastro.

En algunos de esos casos en que se encontraron restos de naufragios, la tripulación había desaparecido. Y estos incidentes han estado ocurriendo durante siglos. Más de 1.000 buques y aviones han desaparecido en la zona del triángulo durante los últimos cinco siglos.

¿Dónde está el triángulo de las Bermudas?

Por la más simple de todas las definiciones, el Triángulo de las Bermudas está ubicado en la costa suroriental de los Estados Unidos y en el Océano Atlántico. Las tres esquinas del triángulo son: Miami (en Florida); San Juan (en Puerto Rico); Y Bermuda (una isla del norte-Atlántico). El autor estadounidense Vincent Gaddis fue el primero en definir este límite en 1964 en un número de la revista Argosy llamado “The Deadly Bermuda Triangle”.

Sin embargo, con el paso de los años, varios otros autores siguieron extendiendo el área más allá de su límite original porque parecían identificar incidentes misteriosos en áreas cercanas también.

Cruceros en el triángulo de las desapariciones

Es bien sabido que los canales marinos del Triángulo de las Bermudas son algunas de las rutas más concurridas y comercialmente usadas en el mundo. Son utilizadas por las líneas de cruceros y las líneas aéreas que conectan los EEUU, Europa, islas del Caribe, Bermudas, Suramérica e incluso África.

El hecho de pasar simplemente por un lugar tan misterioso da miles de millones de dólares. En un negocio muy próspero. Este tipo de turismo de misterio atrae a millones de personas.

¿Has sido tú uno de sus visitantes? ¿Cuéntanos tu experiencia?

contaminación del mediterráneo

Contaminación en el Mediterraneo

La contaminación en el Mediterráneo está en pleno debate. Un crucero por el Mediterráneo podría no sonar como un día típico en la vida de un científico. Pero dados los parámetros actuales, este es el mejor medio para los investigadores. Ahora estudian los efectos de la actividad humana sobre el medio ambiente. El mar se ha convertido en una extensión de su laboratorio.

Para los millones de personas que viven a lo largo de la costa mediterránea el mar es la vida. Una fuente de placer, ocio, comida e ingresos. Lo que no se ha apreciado hasta hace poco es el papel de los océanos en atenuar los efectos del cambio climático.

El mar absorbe alrededor de una cuarta parte de todo el dióxido de carbono que la actividad humana provoca. Además el mar trata de asimilar lo mejor posible la intensa actividad de cruceros que debe soportar. Pero esto tiene su alto coste. Absorber tales volúmenes de CO2 gradualmente está haciendo que el mar sea más ácido. Este fenómeno puede perturbar el medio ambiente marino. Esto significa dos cosas, unas especies podrán prosperar y otras pueden desaparecer.

Los investigadores están muy interesados ​​en las especies marinas propias del Mediterráneo, por ejemplo, los corales y arrecifes. Convencer a los turistas de que deberían estar preocupados por la degradación de los corales es una tarea bastante complicada por lo que les toca a los habitantes de las costas mediterránea trabajar en este propósito.

Contaminación en el Mediterráneo : Un cambio de mentalidad

El Mediterráneo ya se encuentra bajo múltiples presiones ambientales debido al rápido calentamiento del agua de mar. Contribuye también el aumento de la frecuencia de las olas de calor, la contaminación, el elevado número de cruceros, la invasión de especies exóticas y la sobrepesca. Se deben de cambiar los enfoques.

La Dra Ziveri afirma que “En un mundo donde casi la mitad de la población vive cerca del litoral, se necesitan urgentemente nuevos enfoques para conciliar el desarrollo socioeconómico con la capacidad de carga del océano”

 

Página 2 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén